¿Qué es Hifu? (facial y corporal)

 

Son ultrasonidos focalizados de alta intensidad. gracias a su enfoque se consigue generar puntos concretos de temperaturas muy altas en una zona seleccionada. Tienen una penetración alta y directa.

El hifu trabaja con precisión sobre el tejido subcutáneo a profundidad de 1,5 a 3mm para la estimulación de colágeno e incluso hasta los 4,5mm para llegar al nivel de la capa smas en tratamientos faciales. Para tratamientos corporales la penetración va desdelos 6 hasta los 16mm para eliminar la grasa localizada.

El hifu provoca una desnaturalización protéica térmica y una contracción, que afecta a la dermis profunda y al tejido subcutáneo, mejorando así la flacidez cutánea.

En relación a la eliminación de grasa corporal, las ondas son menos focalizadas y menos intensas que en la reafirmación de piel.

Los hifu consiguen efectos mecánicos y térmicos que rompen selectivamente el adipocito, dejando intactas las estructuras circundantes.

Con hifu podemos tratar, de forma eficaz, tanto la dermis superficial como la dermis profunda y llegar hasta el smas consiguiendo así un efecto lifting completo.

Gracias a los ultrasonidos focalizados se consigue una acumulación de energía en puntos muy concretos, aumentando la temperatura entre 65 y 75oc. Esta temperatura crea puntos de coagulación termal. Conseguimos una penetración con gran precisión y se trata de un tratamiento no invasivo ya que se respeta la epidermis.

Un proceso sin necesidad de cirugía, solo podemos conseguirlo con hifu y es gracias a su poder de focalización

 

 

Hifu facial

En tratamientos faciales, se trata de forma eficaz el rostro desde la

parte más profunda hasta la más superficial de la dermis, así como el smas (sistema aponeurótico superficial muscular), obteniendo un triple efecto de elevación o lifting.

Su eficacia se consigue obteniendo un aumento de la temperatura de aproximadamente 65 a 75oc en la capa smas por medio de los ultrasonidos de alta intensidad.

En definitiva, a raíz de los efectos generados con hifu, la piel inicia una respuesta de cicatrización de la herida, lo que resulta en la formación de nuevo colágeno. El nuevo colágeno se compactará gradualmente desde la zona más profunda hasta la zona más superficial, restaurando así la elasticidad y tersura de la piel con el fin de lograr el efecto de disipar las arrugas. A esto lo conocemos como antiaging.

Hifu hace posible este tipo de intervención no quirúrgica de eliminación cosmética de arrugas en lugar de la operación de lifting facial.

Los resultados se aprecian desde la primera sesión. Notamos un tensado facial y un aumento de la densidad dérmica. El colágeno.  Se regenera desde los primeros 21 días, llegando a su punto mayor a los tres meses. De 2 a 6 sesiones al año son suficientes.

En facial, lo ideal es programar sesiones cada 6 meses mientras que en corporal lo podremos hacer cada mes sin periodo de recuperación un tratamiento facial completo oscila entre 30 y 60 minutos y un corporal sobre los 90-120 minutos.

 

Los resultados faciales más notables son:

Reconstrucción del contorno facial

Rejuvenecimiento de la piel

Elevación de la piel del contorno de ojos y cejas

Alisamiento del surco nasogeniano

– Reafirmación y remodelación de la papada

– Atenuación de las arrugas

– Restauración de la elasticidad de la piel

– Atenuación de cicatrices de acné

– Reducción del poro dilatado

Hifu corporal.  Liposonix

 

Es una técnica liporeductora no invasiva. En este caso se trata de una tecnología de termólisis que consiste en emitir energía de forma focalizada para necrosar la adiposidad.

Es una técnica de ultrasonidos que, mediante calor intenso, provoca la ruptura de las células grasas y facilita la liberación de los triglicéridos que están en su interior. Estos triglicéridos se eliminan por los mecanismos naturales del organismo y la zona tratada muestra una disminución de volumen muy evidente.

Vibración molecular hifu: la última tecnología para combatir la flacidez y la piel de naranja. La vibración molecular es una tecnología que emite vibración mecánica que, a través de choques moleculares, genera calor. Tiene la capacidad de producir temperaturas internas de hasta 60oc, generando así la energía de activación ideal para producir la reestructuración proteica sobre el colágeno, la elastina y los fibroblastos

además, hifu produce migración de fibroblastos, aumentando y actuando en el momento de aplicación sobre la elastina y el colágeno.

El tratamiento se aplica en piernas, glúteos y abdomen, así como en otras zonas donde también pueda notarse flacidez.

Esta tecnología actúa a diferentes profundidades de la piel, calentando el tejido de forma controlada y así, produce nuevo colágeno, reproduciendo las fibras, aumentando el metabolismo de las grasas, mejorando la circulación local y promoviendo la reabsorción de toxinas y fluidos.

Así es como mejora el aspecto de la piel y la tonifica sin necesidad de recurrir a intervenciones quirúrgicas.

El tratamiento es prácticamente indoloro. Solamente se percibe una ligera sensación de calor y es apto para realizar durante todo el año. Inclusive en verano y en pieles bronceadas.

El tratamiento dependerá de la cantidad de grasa que se tenga. En realidad, este tipo de tratamientos son aplicados en personas que, aunque realicen deporte y se cuiden, tienen zonas en el cuerpo donde les resulta muy difícil eliminar la grasa. Por ejemplo, en las cartucheras de las piernas, en el abdomen, en los brazos y espalda, etcétera.

Lo que hace este tratamiento es destruir de forma permanente las células grasas.

El requisito principal es tener como mínimo 3 centímetros de grasa localizada. Los estudios han demostrado una pérdida media de entre 2 y 2.5cm de volumen. Se necesita una sesión y los resultados son visibles a partir de 3 meses, que es el tiempo que tarda el cuerpo en reabsorber la grasa destruida.

Sumado al efecto de energía de impacto, la aplicación de ultrasonido hifu produce un micro masaje celular, un aumento de la permeabilidad del sistema vascular. Favorece la difusión  de  sustancias activas. Aumenta el metabolismo ) celular, especialmente el de los fibroblastos. Produce una fragmentación de la fibrosis y de los nódulos celulíticos. Así mismo, provoca una vasodilatación.

En términos generales, con la aplicación de ultrasonido hifu se podrán obtener buenos resultados en la destrucción de adipocitos, en la destrucción de la fibrosis y la celulitis. Obtendremos una reestructuración proteica y la consiguiente disminución de la flacidez. Con lo que ayudaremos a la eliminación de la piel de naranja

 

Los resultados corporales más notables son:

– Reducción de celulitis y piel de naranja

– Eliminación de adiposidad localizada

– Rejuvenecimiento de la piel

– Regeneración de la elasticidad de la piel

–  Reafirmación de muslos y brazos

–  Reafirmación de glúteos

 

Etiologia:

La adiposidad localizada se caracteriza por el aumento desproporcionado de grasa localizada en la hipodermis, la cual persiste a pesar de un adelgazamiento y de la realización de actividad física. Es muy importante tener en cuenta la forma corporal de cada persona.

La hormona de la mujer provoca que la adiposidad localizada se encuentre, sobre todo, en la cara externa de las piernas, lo que también se conoce como pantalón de montar o cartucheras, en el abdomen, en los flancos o costados del abdomen superior y en la cara interna de las rodillas. La mayoría de las veces, estas acumulaciones se ven incrementadas por la llegada de la menopausia que provoca una reducción en la producción de estrógenos en los ovarios.

En el caso de los hombres, las zonas más frecuentes son el abdomen y los flancos.

En muchas ocasiones, esta adiposidad localizada puede estar acompañada de celulitis y trastornos circulatorios, lo que precisará de una terapia complementaria. Los ejercicios de alta intensidad son una forma efectiva para reducir la grasa abdominal.

Otro estudio demuestra que, al menos 10 horas a la semana de gasto energético por medio de ejercicios aeróbicos es requerido para la reducción de grasa abdominal.

Esperar un mes al menos para realizar tratamientos de radiofrecuencia , cavitación etc…

Tras inyecciones de ácido hialurónico valoración por el médico.

 

Efectos secundarios

– Eritema (106)

– Edema (68)

– Molestias en el momento del tratamiento dolor

– Hematomas ocasionalmente menor sensibilidad en la zona cicatrices (mala técnica)

 

Contraindicaciones:

– Embarazo o lactancia.

– Enfermedades del tejido conectivo o neuromuscular (debilidad y atrofia del tejido muscular con o sin degeneración del tejido nervioso).

– Epilepsia.

– Heridas abiertas o no curadas.

– Fiebre alta o consumo de alcohol.

– Cardiopatías graves (marcapasos, desfibriladores o cardioversiones).

– Personas que se hayan inyectado colágeno, botox, ácido hialurónico o tengan hilos tensores (consultar con su médico).

– Implantes metálicos en articulaciones, placas dentales o válvulas cardiacas.

– Insuficiencia renal.

– Infecciones graves.

– Acné severo.

– Cáncer o tumores (alta médica de 5 años antes de tratar).

– Sobrepeso importante. -diabetes.

– Queloides.

– Herpes.

– Lupus.

– Epilepsia.

– Medicamentos fotosensibilazantes o debilitadores.

– Mujeres con menstruación.

– Personas con traumas (golpes, moratones, roturas). -personas con inflamaciones.

– Personas con sensación de entumecimiento.

– Personas con falta o exceso de sensibilidad.

– Personas con falta de respuesta al frio y el calor.

– Personas que se hayan sometido a un liftin quirúrgico o lleven implantes.

– Contenido liquido de algún implante y en su caso indicar donde están localizadas.

– No tomar medicamentos que provoquen trastornos hormonales a excepción de la píldora y la hormona tiroides, en caso contrario aportar certificado médico de compatibilidad con el tratamiento.

 

Cuidados tras el tratamiento

– No realizar ninguna exposición solar al menos durante 24h después de la sesión.

– Aplicar siempre protección alta en la zona tratada.

– En caso de eliminación de arrugas aplicar cremas nutritivas.

– En caso de tratamientos de reducción de volumen, celulitis, etc. Aplicar cremas lipoliticas, reductoras etc…

– Realizar ejercicio y mantener una dieta sana.

– Se respetarán los tiempos entre cada sesión recomendados en cada caso y reflejados en la ficha del paciente.

– No aplicar agua caliente sobre la piel

– No usar saunas o baños turcos ni similares

– No usar láser, ipl, radiofrecuencia en 1 mes